PARA REFLEXIONAR

pan tostado muy quemado

Después de un día de trabajo, mi mamá puso en un plato, pan tostado, pero muy quemado, en la mesa frente a mi papá. Recuerdo haber esperado que alguien lo notara y dijera algo….Sin embargo, aunque mi padre lo noto, alcanzó un pan, sonrió a mi madre, y  me preguntó como me había ido en la escuela.  

No recuerdo lo que le conteste, pero sí recuerdo verlo untar mantequilla y mermelada al pan tostado y comérselo todo. Cuando me levante de la mesa esa noche, oí a mi madre pedir disculpas a mi padre por los panes muy tostados, y nunca olvidare lo que el le dijo: “Cariño no te preocupes, a veces me gustan los panes tostados bien quemados”.

Mas tarde cuando me disponía a dormir, fui a darles un beso y las buenas noches, y aproveche a preguntarle a mi padre si le gustaban los panes quemados. Me abrazo muy fuerte y me dijo…….. Tu mamá tuvo un día muy duro en el trabajo, está muy cansada y ademas un pan tostado y un poco quemado no le hace mal a nadie, he hizo en voz alta, estas reflexiones:

La vida esta llena de cosas imperfectas y de personas imperfectas, aprender a aceptar las diferencias, es una de las cosas más importantes para crear una relación sana y madura. Un pan tostado no puede romper una relación.

El camino de la felicidad no es recto. Existen curvas  llamadas EQUIVOCACIONES, semáforos llamados  AMIGOS, luces de precaución llamadas FAMILIA y todo se logra si tienes……Una llanta de repuesto llamada DECISIÓN, un potente motor llamado AMOR, un seguro llamado FE, abundante combustible llamado PACIENCIA, pero sobre todo un conductor llamado DIOS.

LA COMPRESIÓN , LA TOLERANCIA, EL RESPETO POR EL OTRO, ES LA BASE DE CUALQUIER RELACIÓN

mis cuentos 004

 

Be Sociable, Share!

Acerca de Beatriz Coria

Me llamo Beatriz del Carmen, nací el 27 de Diciembre, en Río Cuarto, Si Dios me lo permite voy ha cumplir 73 años, soy descendiente de italianos-criollos. Quedé huérfana siendo muy niña y ayude a mi madre a criar mi hermanito de 2 años.Hoy estoy jubilada y he encontrado el tiempo para dedicarme a lo que me gustó siempre,bucear en el alma del ser humano.Estoy casada hace 50 años con Ignacio y tenemos tres hijos : Guillermo, Claudio y Sandra. Estoy feliz de compartirlo con Uds.
Esta entrada fue publicada en Alegrías para el alma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.