LA METÁFORA:el lenguaje del espíritu.

El lenguaje del espíritu, o del inconsciente si se quiere, es la metáfora. Una metáfora tiene el poder de sintetizar muchas palabras en una imagen. Y tiene el poder del impacto emocional que genera. A continuación menciono algunas de las metáforas en que podemos meditar, pensar. En su mayoría las he tomado del libro de los libros: la BIBLIA.

 

LA PALMERA

La característica de la palmera, es que se dobla pero no se quiebra. Dicen que soportan grandes tormentas. Imaginemos que somos esa palmera, y el viento que está soplando en nosotros, sea de enfermedad, de deuda, de problemas, nos va a sacudir, nos va a doblar, pero no nos va a quebrar. Nos ayudará a mantenernos de pié frente a cualquier circunstancia. ¿Podemos doblarnos, flaquear, dudar, tener miedo, altibajos?. Claro que sí, pero también tenemos la total seguridad que dentro nuestro está la capacidad y la reserva emocional que necesitamos, y cada vez que lo hagamos, estaremos más fortalecidos.


EL DIAMANTE

El mismo carbón con que hacemos un asado se transforma en un diamante. ¿Que características tiene un diamante?. Miles de años, o cientos de años escondidos bajo el suelo  soportando la presión de toneladas y toneladas de tierra. Imaginemos que somos un diamante, que todas las presiones que estamos soportando- problemas, deudas, enfermedades, una repuesta que no llega- todas esas situaciones difíciles de atravesar, logran liberar lo mejor de nosotros. A mayor presión, mejores resultados.

La presión no nos va a matar, va a sacar lo mejor de nosotros, aquello que no imaginamos ser capaces de ser, de hacer y de afrontar.

LAS AGUILAS

A los 40 años, las águilas se refugian en un lugar seguro y allí se sacan las plumas, el pico y las uñas, que ya no le sirven, y espera que crezca un nuevo pico, nuevas uñas y un nuevo plumaje. Este acto manifiesta su poder, su capacidad de renovarse así misma a pesar de los años, del tiempo, de las circunstancias.

Las águilas vuelan sobre las tormentas, atraviesan las dificultades, y no solo las atraviesan, las traspasan y llegan a un cielo calmo. Y cuando los cuervos las molestan, vuelan aún más alto, donde ellos no llegan. Nosotros podemos hacer lo mismo, volar sobre la gente tóxica, sobre aquellos cuyo único interés es molestar y no dejar que traspases las alturas.

Cuando el halcón pelea el águila no pelea por que ella es sabia, sabe que él es mucho más fuerte, sabe con qué y con quien tiene que pelear. Por eso, vuela hacia el sol, por que sabe que el halcón no soporta la luz.

Si tu éxito molesta a alguien es por que esa persona no puede disfrutar de un éxito personal de otro, y además, por que tu éxito le habla de su fracaso. Volá sobre los tóxicos.

 

BERNARDO STAMATEAS

Be Sociable, Share!

Acerca de Beatriz Coria

Me llamo Beatriz del Carmen, nací el 27 de Diciembre, en Río Cuarto, Si Dios me lo permite voy ha cumplir 73 años, soy descendiente de italianos-criollos. Quedé huérfana siendo muy niña y ayude a mi madre a criar mi hermanito de 2 años.Hoy estoy jubilada y he encontrado el tiempo para dedicarme a lo que me gustó siempre,bucear en el alma del ser humano.Estoy casada hace 50 años con Ignacio y tenemos tres hijos : Guillermo, Claudio y Sandra. Estoy feliz de compartirlo con Uds.
Esta entrada fue publicada en Alegrías para el alma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.