Una mujer muy ocupada..

Todos los días millones de mujeres en el mundo afrontan la vida con una energía sobrenatural. Muchas, al amanecer, despiertan a los niños para ir a la escuela y, luego de llevarlos ellas mismas, se encargan de la casa y compran o disponen todo lo necesario para proveer a su familia

Eficientes y dinámicas, es muy posible que trabajen toda la jornada en distintos ámbitos y que se dediquen, además, a una tarea comunitaria.

Al regresar, las esperan en casa los hijos y el seguimiento de sus estudios, y al final de los quehaceres cotidianos y el tiempo compartido con su pareja……

Solteras, esposas, madres, ama de casa, empleadas o empresarias, heroínas anónimas de nuestra historia, parecen incluso olvidar el cansancio por que todas están tan ocupadas!!

TODOPODEROSAS

Las mujeres cargamos niños, pasiones, penas, desengaños amorosos, bolsas de supermercado, preocupaciones, miedos…. Tenemos fuerzas que asombran a muchos, aunque siempre nos hayan llamado el sexo débil. Es que los musculos femeninos, más que en el cuerpo, estan en el alma y en el corazón.

El poder de las mujeres reside en una misteriosa fuerza interior, energía instintiva, intuición práctica, inteligencia emocional, deseo irrenunciable de alcanzar los sueños, compromiso incondicional para defender la vida.

Es un poder único, original, trasmitido de generación en generación. Aunque sea difícil de definir, nosotras sabemos de que se trata. Es el ilimitado, sorprendente, inagotable potencial femenino…..Y con eso está todo dicho.

UN LARGO CAMINO

En nuestro camino ancestral, las mujeres hemos escuchado mensajes, mandatos. Cumpliendo con ellos, muchas veces nos hemos desdibujado, hemos ocultado pasiones y sueños…..Abnegados ejemplos de tías, madres, abuelas- y sus tatarabuelas- nos han precedido en ese espejo.

Hoy sabemos que ellas también quisieron algo más y que fueron quienes, imperceptiblemente, poco a poco, iniciaron los cambios.

Nosotras recogimos el guante y continuamos.

Nos ha traído hasta aquí un largo sendero empedrado de pasión; nos hemos hecho expertas en dificultades. Sabemos que el premio después del riesgo tal vez sea el éxito. Y que vale la pena. Hoy ponemos alas a nuestros deseos, los concretamos, cuidamos y gozamos de lo que nos rodea.

Porque podemos, porque lo llevamos en la sangre y nos atrevemos a todo.

PERO A VECES…..

Ya hemos dicho que somos todopoderosas. No es que creemos que podemos hacerlo todo: realmente podemos hacerlo todo. Pero, a veces, sobreexigirnos tanto tiene un precio y nuestra fuerza se debilita.

No nos alcanza el tiempo para todo lo que queremos hacer, algo no resulta como lo habíamos previsto, alguién no reconoce nuestros esfuerzos…..

En esos momentos, nos abruma la sensación cercana del fracaso, no podemos recordar todo lo andado. Esa fuerza que nos venía impulsando nos abandona.

Y está bien: es necesario recuperar energías. No tenemos tantos brazos como la diosa Khali. Escuchar los llamados de atención de nuestro cuerpo, saber cuando detenernos no significa ser débiles.

Luego del desasosiego , sobreviene la calma y se retoma el camino perdido. No olvidemos que el instante más oscuro de la noche es, justamente el momento previo al nuevo amanecer.

Be Sociable, Share!

Acerca de Beatriz Coria

Me llamo Beatriz del Carmen, nací el 27 de Diciembre, en Río Cuarto, Si Dios me lo permite voy ha cumplir 73 años, soy descendiente de italianos-criollos. Quedé huérfana siendo muy niña y ayude a mi madre a criar mi hermanito de 2 años.Hoy estoy jubilada y he encontrado el tiempo para dedicarme a lo que me gustó siempre,bucear en el alma del ser humano.Estoy casada hace 50 años con Ignacio y tenemos tres hijos : Guillermo, Claudio y Sandra. Estoy feliz de compartirlo con Uds.
Esta entrada fue publicada en Alegrías para el alma, Cuestiones de género y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.