Una mujer muy ocupada (Continuación)

NOSOTRAS Y LOS OTROS

Nuestro ser está dividido por una linea invisible: de un lado, nuestro propio yo y del otro los demás. 
Esos otros- hijos, padres, pareja, amigos – merecen todo nuestro amor. Pero a veces, la atención y el tiempo que le dedicamos desbordan de su cause, y hasta perdemos la noción de los límites.

Las mujeres fuimos educadas para dar, servir, ayudar, sostener. Y – sin duda – esa tarea nos agrada . Nos emociona y enorgullece formar una familia y verla crecer. Estamos allí, siempre, para todos: amigos sufrientes, amantes que necesitan nuestra comprensión, jefes exigentes, hijos demandantes…..

En esta entrega fervorosa, desmedida, generosa, guardemos algo para nosotras. Nuestros propios sueños, opiniones y gustos. y sobre todo…..el derecho a que  alguna vez los demás se ocupen de nosotras como nosotras lo hacemos con ellos.

UN TIEMPO PARA DISFRUTAR

En ocasiones, nos dejamos llevar por la inercia de días o semanas agitadas. Nuestro ritmo es tan arrollador que casi no advertimos como sucede todo tan vertiginosamente.

Necesitamos detenernos pero,¿ cuando hacer la pausa y para qué ? ¿ Como ocuparnos de nosotras mismas sin sentir que perdemos el tiempo ?

Merecemos un descanso, recuperar el placer, volver ha esta al mando de » nuestro » tiempo, divertirnos, gozar tanto de la compañía como de la soledad. No siempre es necesario recurrir a recetas complicadas, caras o exóticas para vivir plenas y felices. A veces en las pequeñas cosas está el secreto para preocuparnos menos por nuestras obligaciones y ocuparnos más de nuestros sueños.

La clave está en saber detenernos y disfrutar!!!!!!

Haz que en tu vida reine la alegría. Rodéate de la música que te levanta el ánimo. Devora libros que entibien tu corazón. Baila. Canta. Ama. Comparte. Da y permite que otros te den a ti. La alegría es una belleza emocional que puedes vestir cuando quieras y donde vayas.

Be Sociable, Share!

Acerca de Beatriz Coria

Me llamo Beatriz del Carmen, nací el 27 de Diciembre, en Río Cuarto, Si Dios me lo permite voy ha cumplir 73 años, soy descendiente de italianos-criollos. Quedé huérfana siendo muy niña y ayude a mi madre a criar mi hermanito de 2 años.Hoy estoy jubilada y he encontrado el tiempo para dedicarme a lo que me gustó siempre,bucear en el alma del ser humano.Estoy casada hace 50 años con Ignacio y tenemos tres hijos : Guillermo, Claudio y Sandra. Estoy feliz de compartirlo con Uds.
Esta entrada fue publicada en Alegrías para el alma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.