La moda se hace mayor

MUJERES DE MÁS DE 65 AÑOS REIVINDICAN SU DERECHO A SER REFERENTES DE ESTILO.

Daphne Selfe, la supermodelo de 83 años

Algo está cambiando en la industria de la moda. Cada vez más mujeres se están liberando de encorsetamientos sociales arcaicos como la edad. La presencia de la modelo británica Daphne Selfe sobre la pasarela de la Semana de la Moda de Londres en 1998 marcó el pistoletazo de salida de una nueva tendencia que celebra la belleza y el estilo de musas mayores de 65 años. «No tuve mi primera gran oportunidad en la industria hasta que cumplí los 70», confiesa Selfe. «Cuando me llamó mi agente para desfilar, me quedé atónita. Ahora hay muchas otras modelos mayores, e incluso una agencia especializada», explica. En el año 2000 vimos a la legendaria Carmen Dell’Orefice desfilando para John Galliano. Tenía entonces 69 años. Apenas dos años después volvió a pisar la pasarela de París en el primer desfile de Jean Paul Gaultier para la maison Hermès. Como ella, la pasada temporada otoño-invierno 2010/11, la danesa Gitte Lee se convirtió en el centro de todas las miradas al protagonizar la campaña de Céline con 75 años. «El estilo no tiene edad», asegura la veterana modelo. «El peor aspecto de envejecer es sencillamente que tienes menos tiempo para hacer todo lo que todavía no has hecho. Es una carrera contrarreloj, en la que sabes de antemano que la batalla está perdida».

Ver galería de fotos:                

 Este otoño, a sus 90 años, otra mujer se ha convertido en la última musa de la moda y de la cultura popular norteamericana: Iris Apfel. «Soy una starlet geriátrica, querida», le contó a Ruth La Ferla de The New York Times. «De la noche a la mañana me he convertido en lo más. Tengo hasta un club de fans». En 2007, Iris posó ante el objetivo de Bruce Weber para Vogue Italia. Ahora, convertida en la protagonista del último documental de Albert Maysles –realizador de la cinta de culto Grey Gardens (1975)–, Apfel fue también la invitada de honor de la fiesta que celebraron el pasado 13 de septiembre, durante la Semana de la Moda de Nueva York, dos anfitriones de excepción: la bloguera de 15 años Tavi Gevinson –editora de la revista online Rookie Magazine (rookiemag.com)– y el fotógrafo de street-style Ari Seth Cohen, fundador del blog Advancedstyle.com, una página web con fotos de octogenarias anónimas con estilo. «Hace tres años me mudé a la Gran Manzana y allí descubrí a mujeres independientes, elegantes e inconformistas, que cambiaron mi visión de la edad», confiesa Cohen en una entrevista en exclusiva para S Moda. «Para ellas, la moda es una forma de expresión, que no está sujeta a las tendencias, sino a su personalidad. Son mujeres activas, con experiencia, que conocen muy bien su cuerpo y saben qué les favorece. No sienten la necesidad de impresionar a nadie. Se visten solo para ellas».

«Hace tiempo que defiendo que las mujeres no tienen edad… o, por lo menos, no una edad definida por la biología», nos cuenta Roberto Verino. «Hay mujeres con más de 60 años capaces de mostrar su estilo de una manera que transmite sorpresa, emoción y seducción. La gente joven reconoce en ellas una actitud ante la vida que admiran. Su determinación es sentirse guapas y no renunciar a ser libres», dice el diseñador gallego. «La moda es una catarsis en muchos sentidos», cree también Iris Apfel. Para la jovencísima Tavi Gevinson, los retratos de Ari hablan de aceptar la vejez no solo a nivel personal, sino también cultural. «John Waters afirma que el único modo de rebelarse hoy a través de la moda es combatir la frenética actitud antienvejecimiento que prevalece en las revistas y en la cultura de la fama actual», publicó la precoz editora en un post a principios de septiembre. Para Gevinson, las imágenes del blog AdvancedStyle.com son la mejor inspiración. «Recomiendo echarle un vistazo», añade. Esta fascinación intergeneracional explica el auge actual del vintage entre las jóvenes y el éxito de exposiciones sobre iconos de ayer, como la que acogerá en noviembre el London College of Fashion, en Londres, en honor a Carmen Dell’Orefice y su contribución a la moda.

«Me encanta conocer a gente joven y ver el mundo a través de sus ojos», dice Dell’Orefice. «David [Dowtown –comisario de la exposición–] es mi conexión con la estética actual. El mundo se ha transformado de mil y una formas distintas a lo largo de mi vida; y los amigos que conocí en mis primeros años de trabajo –Irving Penn, Richard Avedon y Cecil Beaton– han muerto. Para mí, es un regalo conocer a alguien como David a mi edad». Las fotos de Carmen Dell’Orefice son el mejor testimonio visual de cómo han evolucionado los cánones estéticos a través de la historia. «La ropa es el mejor reflejo de una sociedad… y de una persona. Es el vehículo perfecto para explicar quién eres», afirma Iris Apfel. «Toda mi vida he dado forma a mis propias prendas y joyas. Algunas las he confeccionado yo misma; otras las he encargado. Puedes crear piezas maravillosas. Solo necesitas un poco de imaginación. Todos tenemos esa creatividad cuando somos jóvenes y desarrollamos nuestros talentos. Pero, desgraciadamente, muchos la pierden con los años», explica Apfel.

«No es una cuestión de atrevimiento ni de osadía. Ni siquiera es una cuestión de estilo, sino de forma de vestir, que ha evolucionado notablemente en las últimas décadas, tanto por la agilidad de la comunicación –omnipresente en la sociedad actual–, como por otro factor importantísimo, que es la cultura del cuerpo», reflexiona el diseñador Ángel Schlesser. «Ahora una mujer a los 60 años está espléndida y puede permitirse vestir con diseños que antes no llevaría por dos razones: una, por el físico; y otra, porque quizá la sociedad, de alguna forma, retiraba a la mujer de la vida pública a determinada edad», apunta el creador español.

A pesar de la obsesión actual por la eterna juventud –que asocia la belleza adolescente a sinónimo de éxito–, poco a poco los estereotipos están cambiando. Hoy la arruga no solo es más bella que hace 20 años, sino que comparte protagonismo sobre la pasarela con melenas canosas, como las que vimos en el desfile de Jean Paul Gaultier. Sus modelos pisaron la pasarela con pelucas violáceas, azuladas e incluso blancas, en homenaje a musas veteranas del celuloide como Helen Mirren, Judi Dench o Vanessa Redgrave. «La cirugía no impedirá que envejezcas», asegura la modelo Daphne Selfe. Y el mundo de la moda empieza no solo a aceptarlo, sino a celebrarlo.

La británica modela desde 1949, cuando tenía 20, y todavía es requerida por grandes marcas como D&G y fotógrafos de la talla de Mario Testino.

Cuando pensamos en supermodelos, imaginamos mujeres hermosas, con cuerpos perfectos y por sobre todo, jóvenes. Sin embargo, Daphne Selfe es una de las pocas excepciones a este prototipo, pues a los 83 años aún es una diva en el mundo de la moda.

Sus líneas de expresión y cabellos plateados están lejos de ser penosas marcas de la edad, pues estas características son parte de los atributos que luce frente a las cámaras. Es más, ella ni siquiera usa Botox en su cara.

Así quedó demostrado en la sesión de fotos que Daphne protagonizó para la prestigiosa revista Vogue, donde lució sus 8 décadas en un vestido negro ajustado.

Pero contrario a lo que muchos pudieran creer, Selfe no fue modelo toda su vida. A los 20 años tuvo una experiencia en las pasarelas, pero luego se retiró para dedicarse a la vida familiar por varios años. Recién volvió al mundo de la moda a los 69 años, cuando la llamaron para que participara en un anuncio publicitario. Desde ese entonces que trabaja en el rubro y se ha transformado en una de las más cotizadas, consigna Daily Mail.

Aunque este trabajo le ha servido para alcanzar la fama internacional, lo cierto es que Daphne Selfe lleva como modelo desde los 19 años. De hecho, ha sido imagen de las firmas Kellog»s, Berketex, Moschino y Dannimac, por citar algunas. Y, además, ha posado en muchos reportajes fotográficos de algunas de las revistas más importantes del mundo.

       

Daphne, que durante la primavera y verano de 2002 apareció en las publicidades de la firma Moschino, volvió de nuevo a subirse a una pasarela tras saltar a la fama por este contrato millonario con Dolce & Gabbana. Lo hizo en Milán curiosamente fue durante la Semana de Moda masculina, con diseños de la firma D&G y, en Londres, con las propuestas de las marcas Michiko Koshino y Tata Naka.

     

No obstante, ahora y siempre, su familia ha sido su principal ocupación. De su matrimonio en 1948 con el director de televisión Jim Smith, que falleció en 1997, nacieron tres hijos: dos niños, Mark (1955) y Clare (1957), y una niña, Rose (1959). Seguramente, están muy orgullosos del sorprendente éxito de su madre que, a sus 83 años, posee una excelente figura y mucha agilidad, gracias, sin duda, a que lleva una vida sana y saludable, y que encuentra en el yoga su mayor fuente de vitalidad.

  

   

Deja tu comentario…

Be Sociable, Share!
María Cecilia Fourcade Galtier

Acerca de María Cecilia Fourcade Galtier

Nací un 7 de junio de 1959, en Río Cuarto, Córdoba; en la cuna de una familia numerosa; descendiente de franceses e italianos, Católicos, con una muy buena educación, costumbres y tradiciones familiares. Mamá de Santiago y Eloy. La música es mi motor. Desde muy niña, me gustó cantar, integrando varios coros de esta ciudad, haciéndolo hasta la actualidad. A los cincuenta años, me dedico a disfrutar de la vida, aplicando la experiencia del pasado, y haciendo las cosas que me apasionan; las que hoy comparto con todos Uds.-
Esta entrada fue publicada en Cuestiones de género, Grandes de la Vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.