Señor, no te olvides de mí.

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes, y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites felicidad.

Si me das fuerza, no me quites la razón.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das humildad, no me quites dignidad,

Ayúdame siempre a ver el otro lado de la moneda.

No me dejes acusar de traición a los demás por no pensar como yo.

Enséñame a querer a la gente como a mi mismo y a juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Mas bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame a perdonar que es lo más grande del fuerte y que la venganza es la señal primitiva del débil.

Si me quitas la fortuna, déjame la esperanza.

Si yo le fallara a la gente, dame el valor para disculparme.

Si la gente me fallara, dame el valor para perdonar.

Señor, si yo me olvido de tí, no te olvides de mi.

Mahatma Gandhi

Be Sociable, Share!

Acerca de Beatriz Coria

Me llamo Beatriz del Carmen, nací el 27 de Diciembre, en Río Cuarto, Si Dios me lo permite voy ha cumplir 73 años, soy descendiente de italianos-criollos. Quedé huérfana siendo muy niña y ayude a mi madre a criar mi hermanito de 2 años.Hoy estoy jubilada y he encontrado el tiempo para dedicarme a lo que me gustó siempre,bucear en el alma del ser humano.Estoy casada hace 50 años con Ignacio y tenemos tres hijos : Guillermo, Claudio y Sandra. Estoy feliz de compartirlo con Uds.
Esta entrada fue publicada en Alegrías para el alma y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.