El aporte del adulto mayor al mundo laboral

 

  El viejo mito de que después de los 40 años es difícil encontrar trabajo está quedando atrás. Este mito nos lleva a pensar, entonces, ¿Qué les pasará entonces a las personas que llegan a los “60”?

“Mucho de los modelos económicos, teorías y otros fenómenos aplicables en nuestra vida diaria no son nuevos, pero aquello no significa que no sean utilizables o útiles”.

Un prestigioso ingeniero estaba realizando una investigación acerca del comportamiento de suelos, aplicando todo el rigor y la tecnología para determinar qué sistemas o modelos matemáticos modernos describían mejor el fenómeno, omitiendo un modelo “viejo”. Grande fue su sorpresa, cuando al terminar dichos estudios llegó a la conclusión de que el modelo que mejor se ajustaba a los datos era justamente el modelo “viejo”.

Este hecho nos abre una ventana de optimismo y nos demuestra a la sociedad toda, que el adulto mayor puede hacer valiosos aportes en el ámbito laboral.

La experiencia y la madurez ayudan a guiar, dar consejos o mentorías. Además, se nos pueden presentar alternativas como trabajos parciales o microemprendimientos. Recordemos que el concepto de trabajo ha cambiado en los últimos cien años. Antiguamente se creía en la potencia y fuerza física del trabajador. Hoy, en pleno siglo XXI, claramente el trabajo es más que fabricar cosas, también es pensar, investigar, reflexionar, discutir, proponer y conversar con otros. Hoy el trabajo no es sólo físico y mental, sino también social e interrelacional.

Quiero concluir este espacio con la historia de un adulto mayor, que me tocó ver cómo hizo bailar y cantar a más de 50.000 personas, saltó y bailó cerca de dos horas y media sin parar. Y por si fuera poco, logró comunicar y emocionar a tres generaciones (abuelos, padres y nietos)… ¡Increíble! ¿Sabe usted quién es?… Efectivamente el ex Beatle Paul Mc Cartney… y sólo tiene 68 años.

Be Sociable, Share!
Marta Gutierrez

Acerca de Marta Gutierrez

Hola a todos !!! mi nombre es Marta Graciela Gutiérrez, llegué a este mundo un 29 de septiembre, formando parte de una familia donde el arte de la música es parte del aire que respiro. He estudiado Arpa y piano; en la actualidad y desde hace casi veintinueve años, soy integrante -contralto- del Coro Polifónico Delfino Quiricci de la ciudad de Río Cuarto (el coro más antiguo del país). Tengo tres maravillosos hijos: Martín, Jesús y Ani, y soy abuela de cuatro SOLES: Facundo, Nicolás, Ana Cruz y Paloma. Soy una amante del arte en todas sus expresiones y tengo el honor de formar parte del grupo maravilloso que dió orígen a esta página que persigue el objetivo de poder comunicarnos a través de notas, entretenimientos, aprendizajes, música, viajes, cuentos, novedades, etc. Y así poder enriquecernos intelectual y espiritualmente.
Esta entrada fue publicada en Construyendo puentes intergeneracionales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.